03 septiembre 2010

Amistades

A veces me da la sensación de que cada uno debe vivir su momento y estar unido a su generación (me refiero a las amistades de tu edad), porque de lo contrario te puedes ver desubicado. Otras veces, sin embargo, pienso que la amistad no tiene edades ni barreras y que podría ser enriquecedora para la relación entre dos generaciones diferentes.

Relacionarse con gente de tu misma edad tiene al ventaja de que mas o menos estás alineado en tu estructura de pensamientos, has vivido los mismos acontecimientos históricos, incluso has compartido escuela, novias, amigas o incluso inclinaciones políticas, pero a medida que pasa el tiempo te das cuenta que estas situado intelectualmente, en un pasillo que solo te conduce en una dirección, aunque te relaciones con cien personas de tu misma edad.

Sin embargo cuando te relacionas con personas mas jóvenes sientes la misma sensación que al abrir las ventanas por la mañana temprano, en un caluroso dia de verano. El aire fresco se cuela por ella y refresca el ambiente dando a la casa una sensación agradable y acogedora. Cuando hablas con gente mas joven, vuelves a sentir sensaciones de tolerancia, de riesgo, confianza, de esperanza de volver a dar otra oportunidad, incluso de inocencia de alegria y de ganas de vivir. Esta sensación es maravillosa, de repente te das cuenta que lo que tu creias que iba a ser el futuro realmente lo van a construir esas personas y que los problemas que vendrán no son los que tu te imaginas sino los que ellos tendrán que vivir y plantear desde sus vivencias. Mirar al futuro desde la convivencia con gente mas joven es divisar la vida desde la esperanza, la alegria, la aventura y la ilusión.
Mirar el futuro desde la convivencia con gentes mayor tiene algunas ventajas, como la prudencia y la sabiduria, pero tiene unos riesgos demasiado altos porque puede que divisemos la vida con desconfianza, con miedos, sin ilusión y con poco futuro.
Realmente quería escribir estas lineas como homenaje a tod@s aquell@s que compartís mi vida, que sois mas jóvenes que yo y que, sin duda, dais ilusión, confianza, alegria y perspectiva a mi poco o mucho horizonte vital.
Todas las amistades son necesarias y positivas y me siento orgulloso de tenerlas pero las vuestras me aportan juventud y alegria de vivir. No cambieis nunca.

2 comentarios:

Carmen dijo...

¡Que bonito Pepe! Considero que soy una de esas personas jovenes que forman parte de tu vida y me encanta este homenaje. Tu aprenderas mucho de los mas jovenes pero a los más jovenes también nos enseñas mucho siempre.

Jose Piñeiro Cortes dijo...

Gracias Carmen, por supuesto que cuando escribí estas líneas también pensaba en tí, y alguna parte de estas palabra, concretamente pensando en tí. Espero que nos sigamos aportando cosas mutuamente y que nuestras vidas se vean enriquecidas por nuestra amistad.