15 diciembre 2009

Estambul

Parece que este puente hemos estado todo el mundo en Estambul. A mi me ha resultado una ciudad de mezcla de culturas, de religiones, de gente de todas clases, mas bien una ciudad cosmopolita y llena de rincones bellos. Sus mercados, bazares, salones de té con sus mesas doradas y teteras con labrados manuales, restaurantes en el Bósforo, barcos, turbantes, burkas, pañuelos, babuchas, actividad constante y mezquitas. En lo auditivo, las llamadas a la oración, la música de su folklore con sonidos de instrumentos peculiares, el regateo con los comerciantes. Los olores a esencias, especias y frutos secos enriquecen y acarician mi olfato. A la hora de la cena los sabores fuertes, la guindilla y las especias acompañan a la carne de pollo, de cordero y de ternera. Es una ciudad de sentidos, de sensaciones y de espiritualidad. Creo que es una ciudad para disfrutarla, para pasearla y para vivirla. Decididamente debo ir mas veces.

2 comentarios:

Rosana dijo...

Estoy contigo Pepe, hay que repetir, pero no creo que llegue a las 10 veces que fue el Canario jejejje

Mario dijo...

Una de las chinchetas que tengo pendientes en mi mapa de viajes pendiantes particular. La bella Constantinopla... jejejejeje.

Un abrazo Tío